miércoles, octubre 04, 2006

LA RENTA BÁSICA Y EL TERCER MUNDO

He tenido la oportunidad de leer un articulo del Prof. D.Xavier Sala i Martin, titulado Salvar el Mundo Puede Ser Perjudicial. En principio debo de decir que me parece estupenda la labor que esta haciendo con la fundación http://www.umbele.org/, ayudando a los demás y promoviendo y patrocinando acciones sociales en paises muy necesitados. Traigo este articulo a colación porque en él quizas sin ser consciente de ello el Prof. D. Xavier, esta apoyando la Renta Básica y en el articulo sin ir al grano, el Prof. D.Xavier pone en tela de juicio una ayuda que es necesaria pero no mediante la forma que se realiza, con el fin de argumentar la pésima forma prestar ayuda que tienen los países ricos y que el Prof. no menciona, realizo unos comentarios para a continuación poner el articulo en cuestión.

¿De verdad los países ricos ayudan a los países pobres?, o los países ricos se ayudan a si mismos a costa de los pobres.

Todos sabemos lo que sucede en África, hay dinero para armas, pero no para alimentos. Yo tuve el privilegio de leer un estupendo articulo de una ciudadana Argentina, que le reclamaba a su gobierno donde se encontraban los miles de Dólares de Deuda que se supone había gastado cada ciudadano.

Que hacen los países ricos, condonan los interéses de una deuda, que les han dado para mantener a los regimenes corruptos que les sirven, les ofrecemos planes de ayuda que les obligan a comprarnos material por el importe de la ayuda, es decir les obligamos a que compren nuestros productos. No les dejamos que creen su mercado, y de paso ayudamos a nuestro mercado a resolver nuestros problemas de sobreproducción. Esta es quizas la economía planificada de la que habla el Prof. Sala.

Lo dogmático de los países Capitalistas es que no ayudan al tercer mundo con lo que proclaman, con capital para que en esos países se cree el mercado necesario, sino que los ayudan con bienes, excedentes, derivados del mal funcionamiento de los mercados en los países ricos que con su sobreproducción destruyen las economías y mercados de los países que pretenden ayudar además de endeudarlos.

Por eso las iniciativas como las que proclama el Profesor D. Xavier Sala en su articulo, tienen éxito, porque se trata de dar dinero para que los ciudadanos se organicen, se trata de una renta básica que les permite cubrir sus necesidades, que genera mercado, el mercado genera consumo y el consumo atrae a las multinacionales. Esta seria la mejor manera de ayudar. No que les regalemos nuestros excedentes, conduciendo a la miseria a los agricultores y reventando la escasa economía que poseen.


Como se evita esto con el IVA, un IVA en cada país según sus necesidades y economía para que todos los productos tanto los importados como los nacionales estén en igualdad de condiciones. El producto importado deber de satisfacer el mismo IVA que el producto nacional, esto al menos obliga a incluir los costes logísticos y de transporte de los productos agrícolas importados, lo que permitiría una mejora de los precios y mantener la producción en esos pobres países y viceversa en los países ricos, no serian necesarios ni los aranceles ni las subvenciones encubiertas, generándose una libre competencia que en principio si no existieran los oligopolios de la distribución beneficiaria a los consumidores.


Como bien argumenta el Profesor Sala los ciudadanos de África no pueden exigir responsabilidades porque no poseen ni voz ni voto, su economía la planifica el BM y el FMI, es por ello necesaria una renta básica en esos países, para que los ciudadanos puedan ser libres. Mediante una pequeña Renta Básica se eliminaría toda la corrupción puesto que el dinero se abonaría directamente al ciudadano, siendo el país responsable de organizarse, para crear una infraestructura que garantice la sanidad y la educación. Quizas el unico condicionante para que fuera posible la renta Básica en esos paises seria la implantación de un sistema fiscalizor como la Agencia Tributaria aqui en españa, que fuese capaz de recuadar el IVA, para crear su sociedad de bienestar.


Articulo de D. Xavier Sala i Martin

Salvar el Mundo Puede Ser Perjudicial

Dicen los expertos que 2005 ha sido un buen año para la ayuda al desarrollo: en Febrero Tony Blair propuso el gran plan Marshall para África que triplicará la ayuda hasta 75.000 millones de dólares anuales en los próximos 10 años; en la cumbre de Gleneagles de Julio, los países del G8 condonaron 55.000 millones de dólares de deuda de países pobres; en Agosto, Bob Geldof organizó el megaconcierto Live8 que dicen que llegó a todos los rincones del mundo; en Septiembre, la cumbre mundial de la ONU propuso un plan para multiplicar la ayuda económica. En medio de todo ello, el economista principal de la ONU, publicó el enorme libro The End of Poverty que propone un plan integral con 449 recetas para erradicar la pobreza del mundo. Magnánimos planes, proyectos ambiciosos y miles de millones de dólares de ayuda internacional. ¡Impresionante!
Permítanme los lectores que no llore emocionado ante tanta benevolencia, pero es que las fastuosas declaraciones de buena voluntad y los “planes integrales” para salvar la humanidad se vienen repitiendo desde 1957 (año en que Ghana se convirtió en la primera colonia africana que conseguía la independencia). A pesar de que, desde entonces, la ayuda oficial al continente subsahariano suma ya 615.000 millones de dólares, África está cada día peor.
Los grandes planes de salvación universal no funcionan en África por la misma razón que nunca funcionaron en las economías “planificadas”: los administradores no tienen incentivos para tener en cuenta los deseos de los beneficiarios. Me explico: una empresa que no satisface a sus consumidores es castigada con la ruina y expulsada por el mercado; un gobierno democrático que no satisface a los votantes es castigado con la pérdida del poder y expulsado por los electores. En cambio, un burócrata de la ONU o del Banco Mundial que no satisface las necesidades de los africanos no es castigado. ¡Al contrario! Si hace las cosas mal, dirá que el país en cuestión “se está alejando de los objetivos del milenio” y acabará obteniendo… ¡un mayor presupuesto! (y ya saben ustedes que lo que más pone –con perdón- a los burócratas, es un buen presupuesto) ¿Ven ustedes la perversión del sistema?
Y al no poder exigir responsabilidades, los ciudadanos africanos no tienen ni voz ni voto a la hora de decidir qué se debe hacer en sus pueblos. El problema es que son ellos y no nosotros (cantantes, “expertos” y políticos de países ricos), quienes saben cuales son sus necesidades inmediatas. Conclusión: se construyen escuelas donde no hay estudiantes, hospitales donde no hay médicos y carreteras donde no hay coches. Es decir, el dinero se pierde en acciones tan inefectivas como indeseadas.
Otro problema de los “grandes planes integrales” es que se implementan a través de las burocracias locales, lo que provoca corrupción y genera violencia entre los individuos que luchan por gestionar las donaciones. Es más, malgastan el talento del país al hacer que, en lugar de querer ser ingenieros, arquitectos o empresarios, los ciudadanos más listos quieran ser los poderosos administradores de todo ese dinero fácil. Resultado: los planes no sólo no tienen los efectos deseados sino que acaban siendo perjudiciales.
Lo que no quiere decir que toda la ayuda al tercer mundo sea inútil. Un reciente estudio de los profesores Banerjee y He del MIT demuestra que existen muchas pequeñas acciones que sí tienen efectos positivos. Entre ellas están, por ejemplo, los “salarios para estudiar” o el pago de matrículas, libros y uniformes escolares que promueven la educación.
No es casualidad que uno de los principales objetivos de la Fundación Umbele sea, precisamente, el de financiar “salarios para niños” y otros gastos educativos en África. Tampoco es casualidad que Umbele no intente imponer “soluciones” diseñadas desde aquí, sino que pregunte a la gente de allí qué problemas tiene y cómo cree que se pueden arreglar. Lo hace a través de misioneros que, al llevar años trabajando en África, conocen perfectamente a los ciudadanos y la realidad local. Umbele recoge las propuestas de esos misioneros, las publica en http://www.umbele.org/ y ustedes, tanto si son socios de la fundación (tel. 93 759 1276) como si son donantes ocasionales, deciden si los financian.
Hace un año escribí un artículo en estas mismas páginas pidiéndoles ayuda en nombre de los ciudadanos de África. Gracias a su generosidad, en poco más de un año Umbele ha escolarizado a niños, repatriado a refugiados de guerra y financiado pequeños negocios en ocho países africanos (Malawi, Camerún, Congo, Mozambique, Senegal, Burkina Faso, Costa de Marfil y Kenia). Hemos construido un mecanismo de financiación que no requiere rellenar docenas de solicitudes ni papeleo burocrático. Estamos orgullosos de haber obtenido la confianza de muchos y estamos especialmente agradecidos a Victòria dels Àngels, una de las voces más dulces que jamás cantaron en nuestro planeta: Antes de morir, Victòria dejó a la fundación Umbele como su heredera universal de todos sus bienes.
Pero todo esto, aún siendo positivo, no es suficiente. Muchos africanos siguen teniendo ideas y ganas de salir adelante y Umbele quiere seguir ayudando a que lo puedan conseguir. No prometemos erradicar la pobreza… no porque no queramos sino porque no podemos. No creemos en grandes planes integrales. Creemos en escuchar a los africanos y enviarles recursos eficientemente, sin intermediarios ni burócratas y sin intentar salvar el mundo. Y es que, a veces, intentar salvar el mundo puede ser perjudicial.

La Vanguardia, 12-12-2005

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Dar limosna mantiene pobre al pobre y desarrolla la ideología de la caridad. La descripción es cierta. El problema es la interpretación. Incluso dar dinero a los ciudadanos del TM para que se organicen es caer en un pozo sin fondo, que como medida limitada, puyede valer, pero no de manera general. Estuve en Senegal hace un par de años y he trabajado tres de cooperante en Perú. El problema es la falta de infraestructuras de comnunicación, sanitarias, educativas, de mercados e institucional (o sea infraestructura política) Lo que funciona en los países ricos no es igual en los pobres. Allá necesitan capital, inversiones y desarrollar capital humano, mano de obra, para crecer económicamente. Luego podrán plantear la renta básica, no antes. No sé si este blog es de arenci o no, he visto algunos firmados por alguien de esta asociación. He leído algunos trabajos que me han enviado y suenfoque de este tema me convenció pues no se cae en la demagogía ni el simplismo. Lo que mejor me parece es que la renta básica sea una forma de descongestionar los mercados globales y permita el autodesarrollo de los países pobres. Que no se convierta en una limosna, para que sean pobres que malvivan. Carmen (Madrid)

Anónimo dijo...

Estimada Carmen:

Sobre si este Blog es de ARENCI, te he de decir que este Blog pretende ser un foro donde se pueda opinar sobre la financiación de la RB, sin siglas ni pertencias a nada, no obstante como es logico parte de las cosas que aqui publicamos provienen de ARENCI, y algunas personas que contestan o debaten sobre los temas que exponemos pertenecen a ARENCI, como lo suelen manifestar en sus opiniones.

Muchas gracias por tu opinión. Yo quisiera resaltar que cuando uno esta en otra cultrua las valoraciones que se hacen no pueden ser las mismas que en la nuestra.

Sobre el tema de discusión, nadie mejor que alguien que ha estado sobre el tereno puede conocer las necesidades, de esos paises. Yo he discutido con personas que son de la opinión que la RB, solo es viable a partir de un cierto progreso y la existencia de una cierta sociedad del bienestar.

Aunque yo personalmente discrepe de esa opinón.


Es cierto que tiene que haber una cierta infraestructura, al menos un sistema fiscal valido y una cierto nivel cultural para poner en marcha la RB. Pero creo que si la ayuda se da directamente a los ciudadanos esta siempre es más eficaz. De hecho de manera general los proyectos que suelen realizar las ONG´s en el tercer mundo se estan demostrando que son más eficaces que las ayudas de gobiernos a gobiernos.

Y muchas veces se da mucho más dinero del que seria necesario para comenzar con una pequeña RB, en esos paises.

Uno de los problemas más graves de Afica ha sido la huida del campo a las ciudades donde la gente no tiene los recursos de la tierra, y se encuentran completamente desamparados al perderse todas sus tradiciones. La RB, fijaria parte de la población.

Agradeciendo tu paricipación.

Un saludo

Jose Miguel

Anónimo dijo...

¿Se le ha preguntado a D. Xavier Salas qué opina de la renta básica?
Una pregunta como consecuencia de este artículo, quienes apoyarán antes la rb. ¿los liberales, los kaynesiano o los marxista? ¿O ninguno? La rb es un poco rompedora, cuesta asumirla, pero tiene si lógica y es lo que amí me hizo reparar en ella. Gabriel.

Anónimo dijo...

Es evidente que el problema del mundo pobre es estructural y que en una sociedad global hacen falta medidas universales. Mientras nos e pare el modelo de desarrollo en el mundo rico no hay posibilidad (comercial, inversora, industrial, etc) de que se desarrollen los más desfavorecidos. No se trata de lo que se dé, sino de cómo se haga. Y no no creo, como pregunta gabriel que la rb respoinda a ningún modelo económico, sino que es algo nuevo. Lo que sabemos es que lo antiguo no sirve y hay que ver como puede funcionar lo nuevo, de manera que realmente funcione. Juan Antonio.

Anónimo dijo...

El problema es el egoísmo humano. En nuestra sociedad sobra dinero, mucho, a raudales. Y en otros lugares falta. ¿Qué hacer? lo mejor que me parece de la renta básica, a ver que or parece, porque esto no lo he leído en vuestras opiniones, es que quitará la obsesión del dinero en los países ricos y la ambición, pero que llega incluso a las relaciones personales. la gente se marta por ganar más, vende al vecino, y deja a su pareja para tener más. Que llegue pronto y que funcione, que no sea demasiado tarde. Pensad esto. Maribel.

Anónimo dijo...

Estimada Maribel:
La Renta Básica, aún siendo una medida estrictamente económica, tiene una repercusión muy amplia, no sólo en la esfera social, también en la personal. "soy yo y mis circunstancias, que diría Ortega". La circunstancia "Renta Básica", como todas, influiría en la vida personal. Pero no de manera determinante. La Renta Básica, que aquí planteamos como cuestión económica,no creo que alcance a cambiar el modo de ser de las personas. Es demasiado pedir. Cierto, crea unas condiciones objetivamente más favorables para ser "buenos chicos". Disminuiría el grado de maltrato estructural sobre el ciudadano, pero no eliminaría el grado de incertidumbre al tener que elegir entre lo bueno, lo malo y lo entreverado. ¿Disminuiría el vicio (incluyendo aquí el egoísmo)y aumentaría la virtud (generosidad, solidaridad, compartir...)? Pienso que no. Se crean unas nuevas circunstancias que pueden, igual que las presentes, usarse de trampolín para el bien o para el mal. Si queremos ciudadanos virtuosos, no vale con que dispongamos de dinero o renta básica, han de recibir una educación consecuente orientada al bien y la virtud (mediante la Educación para la ciudadanía, por ejemplo). Pero nadie puede garantizar unos buenos resultados, porque hay que contar con la libertad del ser humano para decidir, incluso lo que le es más inconveniente y perjudicial, que solemos llamar "mal" (un análisis del asunto desborda el mundo económico y, por razón de brevedad, no lo debo hacer aquí). Además, cada nueva generación empieza de cero en experiencia vital, que no se puede heredar. ¿Quién puede cambiar las tres tendencias del corazón humano: a ser los primeros, a pasarlo bien sin importarnos los demás, y a poseer (dinero y cosas, gente acorde con nuestra voluntad,influencia y poder)? La Renta Básica no puede hacer eso.¡No lo puede ni Dios!

Horacio

Anónimo dijo...

Estimado Gabriel:

A D.Xavier, no le hemos preguntado, se que ha discutido arduamente a través de la prensa con defensores de la RB, en cataluña. Yo he querido mostrar con dos articulos suyos como el también defiende una RB aunque algunas veces no sea consciente de ello.
La RB, no es rompedora es integradora, permite integrar todos los planteamientos, dentro de una medida económica que funciona. La RB, transformara a la sociedad desde dentro y esto es lo rompedor y a lo que todo el mundo teme. Se teme a la libertad. Y la RB supone asumir por cada persona la responsabilidad que le otorga la libertad económica. Siempre buscamos fuera lo que tenemos que buscar dentro de nosotros. La pregunta no es quien la aceptará primero, sino lo que tu mismo contestas, tiene su lógica y una lógica aplastante, quien será capaz de ver esa lógica y aceptarla.

Un saludo

José Miguel

Anónimo dijo...

Estimado Juan Antonio:

Estoy de acuerdo con tus afirmaciones, pero piensa que la globalización es un proceso. En los años 60 los emigrantes españoles eran una parte importante de entrada de divisas en nuestro país, como ahora lo son los emigrantes que trabajan en nuestro país y que envían sus ahorros a sus familias, ecuador, colombia, marruecos. Las medidas que proponemos son lo contrario al actual modelo, que supone un sufrimiento innecesario para millones de personas en pro de un proceso con muchas deficiencias pero imparable Estas consisten a grandes rasgos, que el estado de bienestar de cada pais sea financiado por sus ciudadanos a través del consumo y que la riqueza especulativa sea gravada donde se genera no en el país donde resida la empresa. Esto haría el comercio mundial más justo, y modifica las estructuras vigentes, que se verán forzadas a cambiar tarde o temprano por la globalización. O de lo contrario estallará una guerra por los recursos en la que perderemos todos. Que lo nuevo funcione depende de la voluntad de las personas, el problema reside en hacer comprender a las personas que no solo existe un pensamiento único, sino que existen otras posibilidades como la RB.

Gracias por tu colaboración

José Miguel

Anónimo dijo...

Estimada Maribel:

Permíteme que discrepe en parte con la respuesta de Horacio, y que te de cierta razón.

Como bien argumenta Horacio. La Renta Básica es una medida estrictamente económica. Como medida económica, no es la panacea, ni puede cambiar a las personas. Pero lo bueno que tiene la renta Básica es que crea un espacio de libertad, que hace que las personas puedan enriquecerse, y cambiar. A quien le guste el dinero, podrá amasar dinero y a aquella persona que desee volcarse en los demás o en si mismo también le será permitido. Dicho de otra forma la Renta Básica permite la potenciación de lo mejor de cada persona, de forma que cada persona pueda aportar lo mejor de si misma para la evolución de la sociedad, unos lo harán enriqueciéndose y consumiendo y otros volcándose en los demás. Lo más importante es que cada persona se sienta realizada con su trabajo. Y esa es la libertad que otorga la Renta Básica. Es cierto como argumenta Horacio que la educación es un factor importante. Pero lo más importante acontece con el cambio de mentalidad necesario para darnos cuenta que pese a todo nuestro jóvenes en general no son peores que nosotros con su edad sino más bien al contrario. El problema siempre es el mismo perdemos la perspectiva y nuestros pensamientos y mentalidad no nos dejan ver el bosque.

Un saludo

José Miguel

Anónimo dijo...

Don José Miguel, agradezco sus atenciones y tono conciliador. No obstante, estando de acuerdo, más o menos con usted, no me diga que no es rompedor. La HUmanidad ha tenido que trabajar para comer a lo largo de la Historia, o hacer trabajar para él a alguien. La tecnología lleva a un cambio sustancial y la robótica no digamos, a cuya revolución nos acercamos. Veo en la renta básica ese ajuste necesario, q

Anónimo dijo...

Don José Miguel, agradezco sus atenciones y tono conciliador. No obstante, estando de acuerdo, más o menos con usted, no me diga que no es rompedor. La HUmanidad ha tenido que trabajar para comer a lo largo de la Historia, o hacer trabajar para él a alguien. La tecnología lleva a un cambio sustancial y la robótica no digamos, a cuya revolución nos acercamos. Veo en la renta básica ese ajuste necesario, q

Anónimo dijo...

Don José Miguel, agradezco sus atenciones y tono conciliador. No obstante, estando de acuerdo, más o menos con usted, no me diga que no es rompedor. La HUmanidad ha tenido que trabajar para comer a lo largo de la Historia, o hacer trabajar para él a alguien. La tecnología lleva a un cambio sustancial y la robótica no digamos, a cuya revolución nos acercamos. Veo en la renta básica ese ajuste necesario, q

Anónimo dijo...

Don José Miguel, agradezco sus atenciones y tono conciliador. No obstante, estando de acuerdo, más o menos con usted, no me diga que no es rompedor. La HUmanidad ha tenido que trabajar para comer a lo largo de la Historia, o hacer trabajar para él a alguien. La tecnología lleva a un cambio sustancial y la robótica no digamos, a cuya revolución nos acercamos. Veo en la renta básica ese ajuste necesario, q

Anónimo dijo...

Don José Miguel, agradezco sus atenciones y tono conciliador. No obstante, estando de acuerdo, más o menos con usted, no me diga que no es rompedor. La HUmanidad ha tenido que trabajar para comer a lo largo de la Historia, o hacer trabajar para él a alguien. La tecnología lleva a un cambio sustancial y la robótica no digamos, a cuya revolución nos acercamos. Veo en la renta básica ese ajuste necesario, q

Anónimo dijo...

como constesta a otros blogsistas es una cuestión de mentalidad. (No sé que ha pasado, que me ha saltado a otro cuadro) Y desde luego es rompedor, en el sentido que es un cambio enorme. Ahora bien, es integrador porque no rompe los logros conseguidos, sino que los incorpora. Cierto. Por cierto he leído en la prensa de hoy los efectos que ya sufre la humanidad y su planeta Tierra, del cambio climático y la contaminación. Es terrible y no se hace nada. Esa dinámica hay que romperla. Y en eso veo fituro en que se aplique la renta básica. Gabriel.

Anónimo dijo...

Estimado José Miguel:

Gracias por tu aclaración. Jústamente pretendía transmitir esa idea de que la RB no es la panacea. Lo que no me atrevo a afirmar es qué es más o menos importante, si la "educación" o el "cambio de mentalidad". En esto, unas veces pienso que es la educación como proceso (tanto de recibir de fuera, como de sacar lo mejor que llevamos dentro), otras veces pienso que lo importante son los buenos resultados, los objetivos cumplidos. Otras veces pienso que, en realidad no se da uno sin lo otro y que no merece la pena dar vueltas tratando de averiguar qué fue antes o qué es más importante, si la gallina o el huevo...

Tampoco sé a qué criterios atenerme para juzgar si los jóvenes de hoy son más o menos buenos que los de mi generación.
Lo que opino son meras creencias sin base científica alguna,opinión muy subjetiva: "siempre igual, pero nunca lo mismo". Pienso que el modo de ser no ha cambiado, pero sí las circunstancias sociales que les afectan, unas para mejor, otras para peor.

Para mejor: el nivel de vida y lo que se refiere al mundo del tener cosas, oportunidades.

Para peor: el maltrato continuado sobre los hijos y las familias, por parte de una sociedad centrada
en el dinero, y en el empleo como vía principal para conseguirlo. ¿Para qué? ¿Para luego luego consumir más y más azuzados por la publicidad? ¿En eso está la felicidad?. Eso hace que los padres no tengan bastante tiempo para ocuparse personalmente de sus hijos porque tienen que "conseguir dinero" para mantenerlos, educarlos y tal.

La renta básica, aunque no está pensada para solucionar la vida familiar, ayudaría mucho a llevar una vida más saludable. Quien quisiera podría decidir ganar menos y dedicar más tiempo a los hijos. Esto ayudaría mucho a liberación de la mujer. Ya no tendrían necesidad, ni los hombres, de medicarse con tranquilizantes, ansiolíticos y demás para "aguantar el tipo" (La revista "YO DONA" de esta semana, que "regalaban" ayer con El Mundo/La crónica de León, analiza el problema en la sección TERTULIA, firmada por Silvia Castillo: "¿Adictos a los medicamentos?",pp.14-19). Yo sugeriría a los responsables de esa publicación que reflexionaran sobre la renta Básica. Sugiero que se le manden, en este sentido, cartas a la redacción(no más de 10 líneas, a: redaccion@yodona.com) o a la Sra. directora(e-mail: charo.izquierdo@yodona.com). A ver si nos hacen caso.

Mi contestación a Maribel trataba de insistir en la libertad del ser humano para elegir, que se vería aumentada por la renta básica. El problema que hay es que, aunque superemos el "miedo a la libertad", nunca nos libraremos de tener que decidir y hacer el esfuerzo correspondiente de discernimiento y reflexión. Ahí quiero insistir también en que la renta básica nos facilitaría un clima propicio para decidir según nuestro interés. El aprovecharlo o no, y los buenos o malos resultados de las decisiones, serían cuestión de cada cual.

Pienso, como ya he manifestado en otras discusiones, que tan humano es equivocarse como, lo que yo quiero: ¡acertar! La historia es "maestra de la vida" y "la experiencia es un grado". "Estamos muriendo y aprendiendo"... Ya decía, creo que el poeta Bergamín:

"El que nunca se equivoca
tampoco puede acertar,
para estar seguro y cierto
te tienes que equivocar"

Gracias amigos, SIGAMOS CAMINANDO HACIA LA LUZ...

Horacio García

Astorga 8-10-2006

Anónimo dijo...

La renta básica afecta a todo, a la ética social, a la economía, a la política, a la ecología, etc, etc. la discusión, e información debería salir a foros institucionales. O incorporamos la racionalidad antes que los intereses olo de Corea, y el terrorismo en general puede acabar con esta civilización, aparte de los errores y ambiciones de quienes mandan en esta civilización. La rb me parece acorde a los tiempos y una medida contra la obsesión del dinero. Y a la vez una manera de reparto, que de una manera u otra llegue a los países más pobres. J. A.

elcaminante dijo...

Quería que conocieses una campaña solidaria que se está realizando para ayudar a escolarizar a los niños de los pastores masáis. Aquí puedes informarte mejor: http://www.elcaminombt.com/index.php?secc=4