miércoles, marzo 26, 2008

¿Conoce usted el BNB?

Haciendonos eco, de lo comentado en el articulo Anterior por Nuria, os adjuntamos un articulo que ha llegado a nuestro correo acerca de Butan y el BNB.


La alternativa económica del momento que se basa en el respeto de las generaciones futuras y el desarrollo equitativo y duradero de un país

Por Hanna L. Szmytko - La Gran Época
21.10.2007 08:10





Según la definición, el Bienestar Nacional Bruto (BNB) es un “intento de definir el nivel de vida en términos más psicológicos y holísticos que el Producto Nacional Bruto”. Y, es asombroso que sea Jigme Singye Wangchuck, rey de Bhután desde 1972 hasta 2006, quien instauró allí esta iniciativa para elaborar el plan de desarrollo del país, el más retirado del mundo, arrinconado entre China e India.

En efecto, partiendo desde la preocupación de edificar una economía que sirva primero para salvaguardar el medio ambiente y la cultura budista y espiritual de Bhután, el rey decidió no adoptar los célebres conceptos del consumismo PBI (producto bruto interno) o PBN (producto bruto nacional) y revolucionar la manera de entender el desarrollo, cuyos resultados son ya tangibles: en efecto, como lo subraya la diputada ecologista europea María Anne Isler Beguin: “Aunque la renta per cápita es una de las más bajas del mundo, la esperanza de vida de Bhután ha aumentado 19 años, desde 1984 a 1998, alcanzando la media de 66 años. Por otro lado, las cifras no dejan de aumentar favorablemente. El respeto de las generaciones futuras y el desarrollo duradero están entre los mejores del mundo en Bhután y este país, que está dotándose de una Constitución y de un gobierno elegido, exige que por lo menos el 60% de sus tierras permanezcan siendo bosques, acoge a un número limitado de turistas y exporta su electricidad hidráulica principalmente en la India”.

Una iniciativa alternativa...

La iniciativa del Bienestar Nacional Bruto se basa en cuatro principios fundamentales que el gobierno de Bhután lo establece aplicando el principio de la proporcionalidad: Un crecimiento económico equitativo, la promoción de la cultura nacional, la conservación del medio ambiente y la utilización duradera de los recursos, y finalmente un gobierno responsable.

El BNB aparece así como una iniciativa mucho más amplia que el PIB o el PNB, que se limitan a la sola producción mercante de un país, y más global que el IDH (Iniciativa de Desarrollo Humano), que combina a partes iguales la esperanza de vida, el nivel educativo y el nivel de vida. Pero estos conceptos, son en efecto insuficientes para medir la felicidad de los habitantes de un país: así, el PIB integra la actividad económica engendrada por todas nuestras actividades sin distinción, como la de las ambulancias, hospitales y pompas fúnebres, generada por los accidentes o las catástrofes sin tomar en consideración la desgracia engendrada; totalmente como integra los gastos de ordenación del territorio sin tomar en consideración la pérdida de la biodiversidad o la degradación del medio ambiente.

… que comienza a ser tomada en serio

Esta iniciativa hizo sonreír durante mucho tiempo a los economistas, pero en respuesta a la conciencia de los problemas ecológicos y en respuesta a la aparición del concepto del desarrollo duradero, el BNB comienza a hacer émulos. Los economistas eminentes enfocanahora sus búsquedas sobre el estudio de la felicidad: podemos citar a Richard Layard, economista y profesor del London School of Economics, que publicó en 2005 una obra titulada “Felicidad” recogiendo argumentos de una nueva ciencia, donde vuelve a definir la felicidad y envía recomendaciones a los hombres políticos. También, Alan Krueger y Daniel Kahneman, ambos profesores en la universidad americana de Princeton y colaboradores del premio Nobel de Economía 2002, trabajan en la creación de una iniciativa para medir la felicidad paralelamente al cálculo del PBI por habitante, y el lanzamiento de una encuesta vasta y nacional sobre el individuo.

Después de una primera conferencia internacional consagrada al BNB en junio de 2005 en Nouvelle-Ecosse (Canadá), Tailandia decidió en 2007 tomar en cuenta el BNB en la elaboración de su décimo plan de presupuestos. Paralelamente, tal como publica el periódico El Mundo el pasado 27 de septiembre: "UNESCO y PNUE (Programa de las Naciones unidas para el Medio Ambiente) estudiaron el impacto de este nuevo criterio en sus programas, y economistas autorizados por la OCDE se reunieron en Turquía en el mes de julio pasado, para tomar en consideración esta noción de bienestar en los instrumentos estadísticos de evaluación económica”.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por vuestra amabilidad, es la primera vez que una opinión mía es tan considerada y tenida en cuenta. Ojalá os escuchen aquí. Vosotros sois la semilla, Bután el germen, mañana saldrá la flor. y en su momento el fruto. Suerte. Nuria.

Anónimo dijo...

Estimada Nuria:

Gracis a ti por participar en este Blog.

Un saludo

Jose Miguel

Anónimo dijo...

En España no podría hacerse lo del Bienestar nacional Bruto, ni con la Renta Básica, por culpa de la COPE. No estarían contentos y dirían que es dar alas a ETA. En fin que consigan sus objetivos, pero no esperen flores, la COPE les maldecirá. Julio.

hogarpa dijo...

Hola a todos.
Veo que esto se anima.

Gracias Nuria, José Miguel, Julio.

El sábado vi el reportaje sobre Bután, en "Informe Semanal" que hacía referencia al tema que tratáis, aunque de manera bastante sesgada. No pude menos que relacionar el tema de la renta básica con el asunto que Nuria nos propuso. No salgo de mi asombro al observar cómo, al presentar la renta básica, a veces, ha salido la objección de que no se podría dar porque sería un chollo que nos haría demasiado felices y descuidados, además sin trabajar...

¡Es de ver como el ser humano se autosabotea estúpidamente!

Escribía John Mainard Keynes, en el prefacio a su libro "Ensayos de persuasión" (8 de noviembre de 1931):
[...]" Y aquí aparece más claramente lo que es verdaderamente su tesis central desde el principio hasta el fin: la profunda convicción de que el problema económico, como se le podría llamar de modo abreviado, el problema de la necesidad, de la pobreza y de la lucha económica entre clases y naciones, no es sino una espantosa confusión, una transitoria e innecesaria confusión. Puesto que el mundo occidental ya tiene recursos y la técnica, ojalá pudiéramos crear la organización para usarlos, capaz de reducir el problema económico, que ahora absorve nuestras energías morales y materiales, a una posición de importancia secundaria.
Así, el autor de estos ensayos, por toda esta especie de graznidos, todavía espera y cree que no está lejos el día en que el problema económico ocupará el lugar secundario que le corresponde y en que la arena del corazón y de la cabeza será ocupada, o reocupada, por nuestros problemas reales: los problemas de la vida y de las relaciones humanas, de la creación, del comportamiento y de la religión. Y sucede que hay una razón sutil, extraída del análisis económico, por la que,en este caso, la fe puede obrar. Porque si acuamos consistentemente sobre la hipótesis optimista, esta hipótesis tenderá a realizarse; mientras que actuando sobre la hipótesis pesimista podemos encerrarnos para siempre en el foso de la necesidad."
(Tomado del volumen publicado en: Crítica, Barcelona,1988)

Ya sabemos que se creó la organización ONU, y que el problema del hambre no se ha resuelto, ni con los bienintencionados "Objetivos del Milenio". Quizás ahora tenemos el instrumento más útil y necesario, que no se le ocurrió a Keynes: una medida ecomómica llamada Renta Básica que, permitiendo que los problemas económicos dejen de ser obsesión, nos aproximaría a la medida de la felicidad.
A esto no creo yo que la COPE, ni don Federico, le tendrían nada que objetar. Además, los amos de la COPE, los obispos, ¿acaso no defienden "el destino universal de los bienes", como principio básico de su doctrina social? ¿Qué más quieren si, de una vez por todas, les explicamos cómo hacer que ese tan proclamado principio, se pueda llevar a la práctica de forma eficaz y para todos?

Saludos cordiales

Horacio García Pacios
(Presidente de ARENCI)

hogarpa dijo...

Perdonad por las faltas: aquí va la cita con las faltas corregidas:

Escribía John Maynard Keynes, en el prefacio a su libro "Ensayos de persuasión" (8 de noviembre de 1931):
" Y aquí aparece más claramente lo que es verdaderamente su tesis central desde el principio hasta el fin: la profunda convicción de que el problema económico, como se le podría llamar de modo abreviado, el problema de la necesidad, de la pobreza y de la lucha económica entre clases y naciones, no es sino una espantosa confusión, una transitoria e innecesaria confusión. Puesto que el mundo occidental ya tiene recursos y la técnica, ojalá pudiéramos crear la organización para usarlos, capaz de reducir el problema económico, que ahora absorbe nuestras energías morales y materiales, a una posición de importancia secundaria.
Así, el autor de estos ensayos, por toda esta especie de graznidos, todavía espera y cree que no está lejos el día en que el problema económico ocupará el lugar secundario que le corresponde y en que la arena del corazón y de la cabeza será ocupada, o reocupada, por nuestros problemas reales: los problemas de la vida y de las relaciones humanas, de la creación, del comportamiento y de la religión. Y sucede que hay una razón sutil, extraída del análisis económico, por la que, en este caso, la fe puede obrar. Porque si actuamos consistentemente sobre la hipótesis optimista, esta hipótesis tenderá a realizarse; mientras que actuando sobre la hipótesis pesimista podemos encerrarnos para siempre en el foso de la necesidad."
(Tomado del volumen publicado en: Crítica, Barcelona, 1988)