jueves, enero 18, 2007

RENTA BÁSICA, UNA PARADOJA DINÁMICA

Por Ramiro Pinto Cañón,

En el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología, de Madrid, se puede contemplar un experimento que consiste en ver como un objeto "cae" rodando hacia arriba. Nos lleva a pensar que es un truco, que se trata de un imán o algo que lo mueve. Hasta podríamos interpretarlo como algo mágico. La explicación a éste fenómeno es el desarrollo de las leyes de la gravitación y tiene una explicación científica. Se trata que una determinada forma, dos conos unidos por la base adquieren una forma que hace que su propio peso genere una fuerza que le haga rodar por sí mismo hacia arriba.

Nos encontramos ante un acontecimiento histórico como es establecer una Renta Básica. Una cantidad de dinero para toda persona desde que nace hasta que muere, sin ninguna contraprestación a cambio. ¿Una propuesta utópica, incluso absurda? ¿O una paradoja dinámica? Esto último, pues responde al desarrollo de las leyes económicas en la sociedad actual, la cual adquiere una forma determinada gracias al desarrollo de las tecnologías y al conocimiento científico del funcionamiento de la economía en general.

En la actualidad la fuerza del trabajo no lo es tanto la mano de obra como el conocimiento aplicado, ya sea a los mecanismos de producción, como de distribución o consumo. La riqueza se independiza, en gran medida, de la fuerza del trabajo. En determinadas condiciones, como sucede hoy, es imposible el pleno empleo, pero además el desarrollo de la economía de mercado en una sociedad democrática exige, para su propio progreso, que incluso quienes trabajen obtengan una renta básica. Medida ésta que va a suponer un mecanismo automático de control de la inflación y de las existencias monetarias, mecanismo que grandes economistas liberales, como Hayet, Friedmann, Von Mises, aseguran desconocer, precisamente porque no se plantean una medida aparentemente paradójica, que no es sino el resultado de las propias leyes que ellos estudian. Se buscan sustitutos en la política económica y en la modificación de tipos de interés que no hace sino mantener un equilibrio inestable que apenas soluciona una coyuntura económica por momentos. Se trasladan las crisis de un sector a otro o de una zona monetaria a otra, con graves repercusiones sociales y políticas.

Lo que hoy es posible es la plena retribución, antes que el pleno empleo. La Renta Básica se describe perfectamente en el punto 87 de la ponencia marco, de la Conferencia Política del PSOE, a finales de julio de este año. Tras el debate se aprobó esta idea en un contexto de justicia social, con las aportaciones sobre todo de Josep Borrell. Así recoge Iván García, Secretario General de las Juventudes Socialistas de León, la propuesta en un artículo sobre la Constitución y la Renta Básica en este mismo periódico, hace unos días. Lo que hay que abordar son los medios científicos de su aplicación. Pues puede suceder que sin una análisis adecuado personas con una trayectoria ejemplar en la lucha social, como Alejandro Teilelbaum, en una reciente entrevista entienda la propuesta del PSOE como demagógica, porque no adecua una política fiscal de distribución de la riqueza. Pero al mismo tiempo una medida de equidad bajo el prisma de una justicia social impide la creación de riqueza, necesaria para mantener tal medida. En este sentido podemos recoger los estudios de Amartya Sen , economista indio, premio Nobel de 1.998, sobre su análisis de la desigualdad. Llega a preguntarse, frente a la propuesta de Raws sobre el capitalismo distributivo, "¿igualdad de qué?". Y la conclusión es tener una base mínima de supervivencia. Aplicado a la sociedad Occidental en el momento histórico actual nos lleva a la Renta Básica.

La economía especulativa, la obtención de beneficios y una riqueza que se derrama por doquier con gastos suntuarios y de lujo tanto en el gasto público como en el privado es un hecho. Sin embargo mucha gente duda sobre aplicar la Renta Básica. El problema está en que no sería conveniente interferir su practica con la política fiscal para no mermar los avances sociales en materia de educación, infraestructura y sanidad. La Renta Básica requiere de su propia herramienta económica, la cual la encontramos en la tasa Tobin, propuesta por el economista estadounidense James Tobin, premio Nobel de 1981, pero ampliando su objetivo. Se trataría de incrementar el porcentaje que él propone y el marco de actuación de operaciones especulativas, no sólo en las transacciones de capital sino de los beneficios que no responden a criterios de trabajo, sino de negociación del dinero o de determinados bienes o la aplicación en el mercado o en la producción de nuevas tecnologías. El artículo 128 de la Constitución Española reclama que toda riqueza está subordinada al interés general.

Al ser un criterio científico, la Renta Básica acabará implantándose. Deja de ser un ideal para ser un mecanismo económico. Pero es muy importante preservar los logros sociales. Tal es el reto político de la socialdemocracia al entrar en este tema, pues desde el modelo liberal conservador, frente al liberal progresista, se podrá ofrecer la Renta Básica, pero desmantelando toda acción publica, de manera que se da un dinero a cada ciudadano y sálvese quien pueda. Por eso no es conveniente desarrollar la Renta Básica por la vía fiscal. Su desarrollo es consecuencia del libre mercado, la tecnología y requiere un contexto, el de la Tercera Vía, que defienda los derechos sociales. Al mismo tiempo tiene una vertiente económica, que se define como Nueva Vía, al ser un desarrollo integrador entre el modelo keynesiano y el monetarismo, cuyo proceso dialéctico concluye en la Renta Básica, una vez superada la dicotomía comunismo-capitalismo.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Está bien la Renta Básica. Como,en el conjunto de la economía, cada vez se necesitan menos empleados para producir mucho más de lo que podemos consumir,ya no es necesario que todos trabajen. La RB, al menos daría para sobrevivir. Pero ¿es razonable que la gran mayoría viva de lo que produce una minoría trabajadora? ¿No habría que pensar en solidarizarse con esa minoría y arrimar el hombro? ¿No habría que establecer una especie de "turnos de trabajo" para, por ejemplo, sacar la basura...
Eso de la incondicionalidad, de que hablan otras veces, suena bien. ¿Pero cómo conjugar esa incondicionalidad con la necesidad de asegurar (¿incluso con la abligatoriedad de trabajar, si se está en condición de ello, un cierto tiempo en la vida?) que se hace el trabajo necesario para, cuando menos, mantener la producción necesaria para el consumo mínimo? ¿Otra paradoja dinámica?
Como, con Renta Básica, va a seguir no habiendo empleo (auto o hétero) para todos, ¿no va a haber forma de que no sé cuantos ciudadanos ganen para algo más que lo básico?. ¿Obligados a permanecer de espectadores?
¿Qué haremos,en un contexto de Renta Básica, para asegurar la producción y que no se olvida el noble hábito del trabajo? A lo peor descubrimos que sobramos unos millones de seres humanos en este mundo redondo. No estaría mal recordar los sermones del padre Malthus sobre la población... Si no, llegará un momento que no haya Renta básica que se resista.
Genarín

Anónimo dijo...

Estimado Genarin:

Permiteme que discrepe con tu argumentación, bien es cierto que el trabajo como hoy lo conocemos, tiende a desaparecer y a ser sustituido por las maquinas. Si lees las argumentaciones del Prof. Werner, descubriras que no se trata de repartirse el trabajo, sino de que cada persona trabaje en lo que desee. Y actualmente no se realizan infinidad de trabajos porque no son remunerados.
sobre todo los trabajos sociales.

Y es precisamente esto lo que posibilita la RB, que cada persona se pueda dedicar a lo que realmente le guste y pueda desarollar todo su potencial creativo y laboral, en lugar de realizar trabajos monotonos que los pueden realizar las maquinas.

La producción necesaria para el sostenimiento de la sociedad se hara como hasta ahora mediante el trabajo remunerado. La diferencia basica es que no se puede gravar el trabajo sino lo que se debe de gravar es el consumo. El que trabaja aporta su trabajo a la sociedad, mientras que el que consume esta utilizaado los recursos de la sociedad.

Se puede recordar al señor Maltus, pero si revisamos podemos ver que en las sociedades más avanzadas existe un estancamiento de la población. Conforme vayan avanzando el resto de sociedades, estas también tenderan a una disminución de la natalidad, lo que no se es si no explotara esto antes ,de todas formas por desgracia las guerras, siempre han servido para controlar a la población.

La Renta Básica es un sistema y como sistema resistirá siempre, sobre todo conforme avanza la tecnologia en nuestra sociedad.
Lo que no se si resistira es nuestra sociedad de no llegar a la Renta Básica, puesto que la renta basica es una medida de redistribución de la riqueza y las sociedades donde mejor se vive es donde se da una mayor redistribución de la riqueza.

Agradeciendo tu aportación

un saludo

Jose Miguel

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Gracias señor José Miguel, por su comentario. ólo responde a parte de mis preocupaciones. Si esperamos a que los países pobres desarrollen ¿no estallará antes la "bomba demográfica"? Espero que por aquí no lleguemos al Apocalipto ni a lo que reflejan aquellas películas de Mel Gibson, cuando hacía de Mad Max... A ver si los políticos, que son los encargados de hacer las leyes, se ponen las pilas y dejan de ocuparse de pijadas, o de ponerse de acuerdo sólo para subirse la paga, la de ellos, claro... O va a haber que echarse a la calle, como en Francia, hasta que tiemble el misterio. Parece que ahora de forma pacífica, pero eficaz, los hijos de don Quijote van a conseguir algo. Y, aquí, que se inventó el Quijote ocupándose de pijotadas;como aquí en León el tal Abel Pardo, figurín de la UPL, preocupado por si .le o .lli. Más le valdría estudiar economía si quiere ayudar a los leoneses, especialmente esto que decís de la renta básica. Es una pena que, para vivir de la filología de la antigualla, haya que dedicarse a la necrolatría, a resucitar la pasión lenguas muertas y vivir así de los cadáveres. Pero no ofrecen más seriedad en el PP o en el PSOE de Pacoferr... Esta pandilla nos lleva, si la dejamos, al colapso. Hay que presionarles, a ver si espabilan. A ver si organizáis algo en León para darles caña. Habría que atarlos a un asiento hasta que escucharan esto de la Renta.
En este puto capitalismo lo que nos ofrecen como salida a los pobres es, de una u otra manera, la prostitución. Como hacen los marranos que más arriba introdujeron como comentario unos enlaces con páginas pornográficas. Mal rayo los parta, que para acabar con la hijoputez, y perdóneme la expresión, hace falta algo más que renta básica. A ver si ponen, se lo ruego, un filtro o algo que impida infiltrarse en estos debates a estos indeseables. Gracias.
Genarín

Anónimo dijo...

La verdad es que el artículo me ha encantado. Creo qure aporta más que los comentarios y elk ejemplo que pone es increíble. Espero poderr acercarme al museo de ciencias, pues es muy curioso y una lección de como pensamos "lo que vemos". Creo que los economistas deberían "ver" que los árboles no les dejan ver el bosque. Gracias por lo mucho que enseñáis. Maribel.

Anónimo dijo...

Felicidades, es un artículo muy bueno, de gran calado teórico. ¿Por qué no se organizauna mesa redonda con sindicatos y políticos?
José Antonio.

Misopogon dijo...

Sr Pinto,
Su artículo empieza con el experimento aparentemente paradójico del "rodillo antigravitatorio". En este experimento no se supera la ley de la gravedad, gracias al propio peso del cilindro. (ver, por ejemplo http://thales.cica.es/rd/Recursos/rd99/ed99-0222-02/mecanica9.htm)

Lo mismo me parece que ocurre con la Renta Básica, que Vd pretende "crear de la nada", cuando en realidad saldrá del bolsillo de los trabajadores, para que vivan comodamente los que se "conforman" con cobrar y no trabajar.

Anónimo dijo...

Sr. misopogon:

El experimento lo puede ver en el museo de ciencia. Sucede, sea cual sea la causa, que más será por la forma, que cae "hacia arriba". Yo lo he visto, por lo que engaña a nuestros sentidos y conceptos, experiencias de la realidad. La Renta Básica da la sensación de que cae hacia abajo, como suele pensarse, pero no es así. Primero hay una propuesta de financiación que me gustaría la estudie, escríbanos a arenci@hotmail.com y le informarán al respecto, con amplía documentación. Por otra parte el trabajo cada vez sale más caro en nuestra sociedad y se produce un desequilibrio que hace que no haya dinero para gastos sociales, que el trabajo deje de ser un medio y sea un fin. Por otra parte el trabajo no remunerado, de los que no trabajan genera más riqueza que el asalariado, lea el trabajo de gary Becker y otros, como "La revolución de la riqueza" de Alvin Tolffer, autor también de "la tercera ola". Me gustaría poder enviarle información sobre el modelo d epensdamiento económico que hace pensar como usted lo hace y lo verá claramente. la paradoja dinámica existe, creame. Ramiro Pinto.

Anónimo dijo...

Deberían hacerse reflexiones tan profundas como las que en este blog he leído,y más en materia de economía. Soy profesor de instituto y, sinceramente, como no se haga algo el tema educativo se nos va de las manos. A los chgavales no les interesa el futuro. Por eso la Renta Básica les puede acercar al presnete y estudiar por el valor que tiene en sí hacerlo. Esto no se comenta, pero el futuro está en manos de la juventud. Pensar en el trabajo de mañana no les afecta o les vuelve egoistas de manera preocupante. Les invito a que analicen esta variable. Agustín Prieto.