viernes, diciembre 05, 2008

Estimulación de la demanda

Quisiéramos analizar el problema económico al que nos enfrentamos con la actual crisis y las recetas que propone ARENCI para su solución.
En los años 80, Ronald Regan obtuvo un gran éxito económico, rebajando impuestos, esto permitió en aquella época que las rebajas impositivas, obtenidas por una mayoría de ciudadanos se invirtieran en el consumo lo que reactivo la economía.
Estas mismas recetas las aplico Bush Hijo, cuando entro en la casa blanca con una economía saneada durante la administración del Sr. Clinton y ha llevado a su país al mayor déficit comercial y por cuenta corriente de la Historia. Obviamente existen más motivos como la guerra de IRAQ y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, pero entendemos que el problema no es este, puesto que la política fiscal practicada no permite el mantenimiento de una costosa guerra. La actual situación financiera deja prácticamente poco margen a la nueva administración que entra con las manos atadas después de que se otorguen 700.000 millones de Dolares a los Bancos para intentar salvar el sistema financiero de EEUU.
Esta simple receta es la que propone el Sr. Rajoy, cuando habla de las medidas a tomar para combatir la crisis.
Por otra parte los kenesianos, y las medidas que intenta aplicar el actual gobierno de España, intentan a través de la inversión del estado generar la demanda que estimule la economía y la haga funcionar. Para ello el gobierno se basa siempre en dos pilares, la obra pública y las subvenciones que intentan orientar a las empresas a invertir en I+D y modificar de esta forma el tejido productivo de forma que sea más competitivo. Estas actuaciones necesitan de cuantiosos recursos públicos, que son financiados a través de los impuestos, y las incentivaciones que se otorgan a las empresas, suelen distorsionar los mercados, suelen ser discrecionales o estar acotadas a empresas y sectores, por lo que no siempre benefician a todos. Lo mismo sucede con la rebaja de impuestos estas siempre suelen beneficiar a quien más paga por ende a quien más tiene y nada a quien no dispone de ingreso alguno o no esta obligado a contribuir al estado de bienestar.
La estructura económica ha cambiado con el proceso de globalización, lo que antes funcionaba en estos momentos ya no funciona por varios motivos.
Como bien comenta el prof. Werner, la economía tiene dos funciones por una parte proveer a las personas de bienes y servicios y por otra proporcionarles unos ingresos para que puedan adquirir esos bienes y servicios.
Mientras que la reducción de impuestos, permite que los ciudadanos tengan supuestamente más renta disponible, para consumir, esto activa el empleo y la economía. La receta kenesiana permite que a través del empleo los ciudadanos dispongan de renta para adquirir los bienes y servicios y de esta forma activar la economía.
El avance de la globalización hace que la situación a la que nos enfrentamos sea distinta y por tanto las soluciones también deben de ser diferentes.
El problema que se nos presenta en estos momentos es que unos pocos ganan muchísimo y muchos ganan poco o no tienen trabajo.
Lo que ha pasado con la globalización es que una receta no sirve porque los sueldos bajos y la falta de trabajo, provocan que la rebaja de impuestos no sea efectiva para quien tiene que reactivar el consumo, los ciudadanos.
Por el otro lado sucede lo mismo, el aumento de la productividad y la eficiencia hace que las nuevas empresas necesiten de mucho capital, generen poco empleo y sean muy productivas, por lo que las políticas keynesianas pierden efecto, ya que benefician a unas pocas empresas y estas actuaciones no llegan a todos los ciudadanos que lo necesitan, solo a los pocos privilegiados que pueden acceder a un puesto de trabajo pesimamente remunerado, las propias empresas subvencionadas tampoco son capaces de generar el consumo necesario para la reactivación de la economía, ya que el aumento de la productividad es a costa del empleo, más ciudadanos sin ingresos. Por ejemplo si antes para arreglar una calle se necesitaban 12 personas en estos momentos se consigue con 4. Si lo que se busca es el pleno empleo esto es sencillo se pone a cada parado en un semáforo y se puede emplear a todo el mundo. Pero entendemos que esta no es la solución. Es preferible vincualar a las personas a través de la renta básica y que estas aporten lo mejor de si mismas a la sociedad.
En cuanto a políticas keinesianas toma especial relevancia la tesis defendida por el Prof. V.Navarro, que consiste en incentivar y apuntalar el estado de bienestar, creando guarderías y mejorando la seguridad social y la protección social de los ciudadanos emulando a suecia, en este aspecto estamos de acuerdo pero habrá que tener en cuenta que Suecia, es más competitiva que España entre otras cosas porque tiene un IVA del 25%, lo que permite obtener unos recursos que España en este momento no tiene, entendemos que ese es el camino hacia la renta basica.
La globalización está provocando, que lo que se importa es gravado en menor medida que lo que se fabrica en el país, por lo que no somos competitivos. Y los benéficos que se obtiene en el país no son gravados porque las sociedades multinacionales que los obtienen no tiene un domicilio fiscal en España y utilizan argucias legales para evitar pagar los impuestos que les correspondería. Esto provoca que las políticas fiscales sean ineficientes y graven siempre a los de siempre.
Lo que propone ARENCI, es desvincular el trabajo de los ingresos de forma que toda persona disponga de unos ingresos mínimos para que la economía funcione. También se desvincularían los impuestos del trabajo vinculándolos a la producción, esto se realizaría adecuando la fiscalidad a la globalización, gravando la producción de igual forma independientemente de donde se fabrique el producto, en lugar de gravar el trabajo. Gravando la especulación en el lugar y momento en donde se obtiene el beneficio en lugar de gravar según el país donde disponga domicilio social la empresa. Dicho de otra forma se trata de gravar todas las transaciónes económicas de igual forma en el lugar y en el momento en que se producen.
Con estas medidas se puede garantizar una Renta Básica de ciudadanía que estimula la demanda ya que esta es universal e incondicional, no está vinculada al trabajo y permite solventar los problemas sociales más acuciantes.
Nuestra propuesta de financiación, basada principalmente en los impuestos al consumo, permite equilibrar la balanza comercial, permite ajustar la economía y ofrece unas crisis más suaves al introducir una constante en el consumo, que es lo que fundamenta el sistema económico. Estas medias ejercen un efecto de distribución de la riqueza, mantienen la competencia en igualdad de condiciones de las empresas independientemente del país en donde estén ubicadas y posibilitan el libre mercado con unas reglas de juego universales. De forma que la fiscalidad aunque necesaria se convierte en una cuestión neutral para todos los actores económicos, a la vez que provee a los ciudadanos de unos ingresos que les permitan cubrir sus necesidades básicas, a partir de las cuales según su trabajo les permitirá destinar a los lujos aquello que estimen necesario.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno lo de los semáforos, digánselo a los que prometen el pleno empleo, por ejemplo a ZP. ¿No creen que lo que hay que activar es la demanda efectiva dando la renta básica sólo a los más desfavorecidos? Manolo

viajero dijo...

los artículos me resultan un poco largos pero prometo que de vez encuando escribiré algo.
vuestro andres un marxista en el psoe
madrid

Anónimo dijo...

¿Y si diéramos el voto a oos más desfavorecidos también? ¿O a los más listos? La universalidad de un derecho o una medida hace que cambien las cosas. Lo demás son atajos. Aprendamos de la historia. Además la renta básica debe no sólo combatir la pobreza, sino el modleo laboral. El asalariado también la necesita. Y el muy rico también, para que vea que es como los demás. Por ciero cómo vería un marxista, materialismo histórico, la renta básica. Si le rsultan largos los artículos del blog ¿EL capital? O ¿es marxista sin haberlo leído?. Fonso.

Anónimo dijo...

Si se estimulase la demanda sin una plítica de inversión pública ¿no habría un colapso productivo? me explico, por unlado la demanda solicita productos. Por otro la Bolsa se activa al haber perspectivas de negocio, pero el inversor carece de capacidad, capital o crédito, y no puede responder a la demanda. Me gustaría que me aclarasen esta duda. Gracias. Alberto.

Anónimo dijo...

Estimado Alberto:
No comprendo bien tu pregunta por lo que no se si esta respuesta responde a tu cuestión que me ha parecido interesante.
Las crisis, se forman por la sobrecapacidad productiva, quien le dice a un constructor con lo que han ganado estos últimos años que dejen de hacer pisos, cuando probablemente es lo único que sepa hacer. Se han construido más pisos que demanda, por lo que ahora existe un parón en la construcción. Esto los constructores ya lo sabían por eso las grandes constructoras entraron en las eléctricas.
La Bolsa no solo se activa por la perspectiva de negocio también sirve para financiar a las empresas. Los inversores no carecen de crédito o capacidad, sino no serian inversores, el problema en este momento aunque parezca contradictorio, no es el dinero. Nunca ha habido tanto dinero en circulación como en este momento, el problema es que los bancos no lo otorgan porque no disponen de garantías y a la vez la deuda contraída en España para la compra de pisos es tan grande que necesitan el dinero para respaldar los créditos concedidos por si no lo consiguen en el mercado internacional. Porque aquí se estaba haciendo lo mismo que en EEUU, como no disponíamos de tanto dinero se titularizan las hipotecas y se venden al extranjero.
Lo que se intenta hacer con la inversión pública son dos cosas, primero invertir en infraestructuras, para que la construcción no decaiga, y la economía funcione, también se subvencionan empresas innovadoras I+D, para modificar el tejido productivo y que el desarrollo genere demanda que genere trabajo.
Segundo, se intenta realizar una pésima distribución de la renta al invertir en infraestructuras públicas que generan bienestar.
Para ello me gustaría ponerte un ejemplo, los empresarios desean siempre invertir en negocios rentables, en el PEIT, se comprometen a financiar aquellas autovías e infraestructuras que generan beneficios, pero no quieren saber de aquellas en donde la rentabilidad esta comprometida. Lo lógico es que sea el estado el que financie toda la infraestructura y cobre por su uso de forma que se beneficie a todos los usuarios de la otra forma, las empresas se benefician de las infraestructuras rentables y el estado siempre tiene que soportar la infraestructura no rentable, que a la postre la pagamos todos.
El problema con el que nos encontramos es que en estos momentos, el beneficio que aportan estas políticas recae siempre en los mismos las constructoras y que el avance de la productividad hace que las inversiones sean muy costosas para el empleo que generan, con lo que estas políticas no benefician a quien lo necesita, que son los ciudadanos.
Lo que nosotros proponemos, es crear un seguro, que todo el mundo tenga ingresos, de forma que el trabajo sea libre. Que se gravé la producción y que haya una verdadera redistribución de la riqueza a partir de la cual, que se beneficie el que mejor lo haga, siendo siempre el Estado el garante de la competencia en igualdad de condiciones.
Como te comentaba no se si he respondido a tu pregunta.
Un saludo
José Miguel

Anónimo dijo...

Sí, señor, queda respondida. Mi idea era que al incentivar la demanda, para que hubiera producción hace falta capital inversor. Cierto en el caso de la construcción, y puede que se aen general. Entonces es una crisis nada más que de dinero efectivo. La cuestión es que una renta básica puede servir para una economía industrial clásica, pero los volúmenes de dinero en el mercado de valores caerán pues lo que se hace es de alguna manera, planificar el mercado, será muy difícil una expansión de crecimiento económico, por lo que yo veo que el nivel de vida bajará como media. tal merma evitará que se pueda ayudar a los paíeses en vías de desarrollo. Son sólo dudas que me plantea este tema de tanto calado. Alberto.

Anónimo dijo...

Hola amigos: me parece que tanto "Keynesianos" como "Neoliberales" son tal para cual, cada uno con sus aciertos históricos y sus deficiencias; estas últimas, cada día más evidentes para hacer frente a la "crisis" en la que estamos immersos... Por eso, tanto o más necesario que "estimular la demanda" es estimular el intelecto para encontrar caminos nuevos como los que nos señalan ARENCI y la Renta Básica. De lo contrario, lo que se va a estimular, y sobreestimular son las lágrimas. Y cuidado, que las lágrimas se transforman en odio y el odio en ardor combativo. ¿Recuerdan Uds. las hogueras de París? Ahora le toca a Grecia... ¿Y después...?
¡Ánimo compañeros!
H.G. Pacios

Anónimo dijo...

El señor Pacios, debería ir despacio y no hacer apología de la violencia y más en un blogpost como éste, tan interesante. Pequeño saltamontes, la violencia no conduce a nada. A mí me gistaría saber qué opinan los partidos, si habéis hablado con ellos y que nos informaseis de esas jornadas de Comillas que habéis anunciado. Yo no pude ir. Fran.

Anónimo dijo...

El chiste de la portada del blog es muy bueno, efectivamente que den el dinero a la gente, sin intermediarios. Rafa, de Valladolid.

Anónimo dijo...

Para Fran

Querido Fran, no se trata de hacer apología de la violencia¡Dios me libre! Se trata de prevenirla, si no vendrá a más...
La renta básica quitaría argumentos a todos esos que, con más o menos razón, se sienten maltratados por la sociedad y abocados a un futuro de hambre y desesperación; a esos que incendiaron en París, en Grecia y ayer en Madrid y barcelona...