sábado, febrero 11, 2006

Necesitamos el derecho a un ingreso

Necesitamos el derecho a un Ingreso

Articulo publicado en el diario Berliner Zeitung el jueves 29 de diciembre de 2005.


Götz W. Werner, Jefe de la cadena de Droguerías DM, sobre la seguridad social básica, es necesario un nuevo modelo impositivo hacia el consumo.

Sr. Werner, el desempleo es siempre motivo de preocupación. Como empresario es usted una persona que genera empleo. ¿Nos podría decir de donde se podrían crear más puestos de trabajo?

Esta pregunta, estudiada con detenimiento, entraña una esperanza absurda.

¿Por que?

Porque es una buena cosa si las personas no tienen que trabajar. Esos gritos de “Trabajo, Trabajo, Trabajo” como si la economía fuera una institución de terapia laboral.

No, la economía debe de consistir en producir las cosas que las personas quieren o necesitan para vivir. Para ello es cada vez menos necesario el trabajo, y esto nos ofrece la posibilidad de liberarnos de la obligación de trabajar. Por primera vez en la historia del hombre, por lo menos en los países ricos, estamos en condiciones de producir alimentos sin tener que trabajar para ello todo el tiempo. Esto es maravilloso.

Eso lo ven ocho millones de desempleados de otra forma.

Por supuesto pero ¿porque?

Porque no tienen ningún trabajo

No, porque no tienen ningún ingreso. Trabajo e ingresos están en nuestro sistema económico asociados el uno al otro. Este es el verdadero problema. Vivimos en una sociedad donde todavía esta vigente el antiguo dicho “Quien no trabaja, tampoco come”. Con esto llegamos al tiempo posterior a los griegos, para ellos, el fin no era el trabajo, este lo realizaban los esclavos. Nuestros esclavos hoy en día son las maquinas, estas nos quitan el trabajo. Actualmente esto no nos conduce hacia una mayor libertad, sino que conduce a millones de personas a una mayor precariedad, que intentamos paliar con un gigantesco sistema social. La crisis de la seguridad social nos indica que este sistema cada día funciona peor.

¿Como se pueden desasociar los ingresos del trabajo?

La función de la economía es proveer de bienes y servicios a la sociedad. Esto funciona hoy en día como nunca. Hoy necesitamos tan solo más Ingresos. Aquí es donde la cosa tropieza enormemente. Por eso necesitamos una Renta Básica Universal, que la reciba cada persona independientemente de un puesto de trabajo. No necesitamos un derecho al trabajo necesitamos un derecho a unos Ingresos.

¿A cuanto ascendería esa Renta Básica?

Esta tendría que ser discutida. Pero debe de posibilitar vivir sobre un mínimo de existencia cultural, es decir no solamente el puro subsistir. 1000 o 1500 Euros al mes podrían ser como regla orientativa.

¿1500 Euros, así de simple- quien iría entonces a trabajar?

En primer lugar con esa cantidad no se puede vivir alegremente. La mayoría deseara ganar algo a mayores. La motivación financiera por el trabajo se seguiría dando. No obstante se tendría la libertad de rechazar unos ingresos y con ello un puesto de trabajo, y en lugar de ello realizar cosas más interesantes, en la atención a las personas mayores, en el cuidado de la saludo, en el cuidado del medioambiente, en la educación, y así sucesivamente, es decir allí donde hoy sencillamente el trabajo resulta caro. Hoy se les obliga a millones de personas a renunciar a estos trabajos a pesar de que no son necesarios para la producción. Esto es absurdo. Y en segundo lugar esa libertad de no estar obligados a trabajar les da a las personas la oportunidad de pensar, que pueden aportar al desarrollo de la comunidad.

¿En su sociedad no produzco para mí sino para los demás?

Esto sucede ya hoy en día, es cierto que todo el mundo piensa trabajo para mí, pero esto no es cierto, cada persona vive de los bienes que producen los demás, y no de sus ingresos. El dinero no se puede comer. El que vivió en la antigua DDR sabe que había dinero suficiente, pero las estanterías se encontraban vacías. Hoy en día la situación es la inversa. Esto hay que cambiarlo, la fuerza laboral esta aquí, los medios de producción están aquí, los bienes están aquí, solo es necesario acoplarlos de otra forma.


A pesar de ello, trabajar sin obligación ¿No representa una imagen utópica del hombre?

De ninguna manera, hoy las personas sienten el trabajo como una carga, porque son obligadas a ello. Hoy separan los ingresos al hombre, casi de su trabajo. Hace que esté sea una obligación. Esto no significa que el trabajo en un principio sea algo indeseado. Las personas quieren estar ocupadas en compañía. Cuantas personas no trabajan hoy en día de forma onerosa, a pesar de que por motivos financieros no tendrían necesidad de trabajar.
En el trabajo se crea contacto social, sentimiento de comunidad, la satisfacción de ser necesitado, el desarrollo personal. La gente presupone siempre que el hombre es un vago y mentiroso ser sin sentido. Cada persona piensa que el otro necesita obligación y control. Solamente él no. Esto es una contradicción.

¿Que sucedería con la mayoría de trabajos que no quiere nadie?

Existen cuatro posibilidades: cada uno se hace su propio trabajo, como ejemplo IKEA, donde cada uno se monta sus muebles. O se paga mejor el trabajo, o se automatiza o se importa, es decir se contratan trabajadores extranjeros.

Bueno la pregunta central: ¿Quién debe de financiar esto?

En primer lugar el estado da hoy en día, miles de millones en prestaciones sociales y otras transferencias que serian innecesarias con la Renta Básica, dinero del desempleo y ayudas, dinero para los niños, pensiones, ayuda social, dinero para alquileres, Bafög, etc.. Además ahorraríamos una ingente cantidad de dinero de la burocracia social. En segundo lugar necesitamos un cambio completo hacia los impuestos al consumo de nuestro sistema fiscal.

¿Que significa esto?

No se gravaran más los ingresos y con ello no se frenará el esfuerzo y encarecerá el trabajo. Las iniciativas empresariales, no se verán gravadas y con ello castigadas, si no que tan solo existirá un solo tipo de impuesto, el impuesto al consumo que será muy alto, estará a la altura de la cuota estatal, alrededor del 40 o 50%.

¿Usted cree, que el impuesto al consumo alcanzará para todos los gastos estatales?

Puesto que los ingresos fiscales permanecen iguales, tan solo se recaudaran en otro lugar, en la compra.

¿Como pueden los consumidores financiar todo el estado?

Esto lo hacen ya desde hace tiempo. Ya hoy paga el usuario final al final todos los impuestos. Esto no se lo imagina nadie. Por ejemplo los impuestos de sociedades: los pagan las empresas, pero estas lo cargan en los precios. Todos los impuestos están incluidos en los precios, pero esto es muy poco transparente. Los impuestos al consumo traen consigo toda la transparencia y es más justo. Quien más consume, el que más producto consume de lo aportado por la sociedad, aporta en mayor medida a la financiación de la comunidad. Quién renuncia, ahorra. Hoy en día sucede al revés. Quien más consume ahorra, todo el mundo sabe que si compras una docena es más barato.


Al fin de esta progresión impositiva, le afectaría con más fuerza a las rentas bajas.

Para ello estaría la Renta Básica. Esta realiza la función del mínimo personal, una suma de dinero que no se tiene que compartir con el estado. Un cambio hacia los impuestos al consumo terminaría con el trabajo en negro, se convertirían innecesarias modelos de ahorro de impuestos e inversiones por motivos fiscales. Esto crearía riqueza.
La iniciativa de las personas se desataría, puesto que el conseguir valor no estaría lastrado por el mantenimiento de la infraestructura social. La gente no tendría que ahorrar con miedo, sino consumir, puesto que la renta básica les elimina el miedo al futuro. Los sueldos serian más bajos ya que todas las personas tendrían el dinero de subsistencia. No tendría sentido trasladar la producción al extranjero, al contrario esta vendrían a nosotros. Además se mejorarían las exportaciones, puesto que los productos no serian gravados con todos los posibles impuestos.


¿Cuanto tiempo necesita este sistema para ponerse en práctica?

Lo que tenemos delante es un bloqueo mental. Hoy en día pueden mis pensamientos parecer utópicos. Pero si podemos pensar en el nuevo sistema, entonces podemos mañana comenzar a aplicarlo.

2 comentarios:

amigos del debate social S.L dijo...

Muy acertada la opinión de este empresario, aunque atípica. Ya decía yo hace años que "lo que sobra es trabajo, lo que faltan son sueldos para vivir". Se ve que, por distintos caminos, más de uno hemos llegado a la misma o parecida conclusión y hemos pasado a una nueva mentalidad. Pienso que los tiempos están maduros para la Renta Básica.¡Ya se anima el debate!
Un saludo
H.G.Pacios

Anónimo dijo...

Soy yo. Estoy bastante de acuerdo. ¿Cómo se supera el bloqueo mental? hay que empezar a hablar del tema en la calle. Salud.