viernes, septiembre 02, 2005

Renta Basica

En esta seccion pretendemos discutir y argumentar acerca de la financiacion de la Renta Basica.

Como punto de partida quisiera exponer el punto de vista del Prof. Götz W.Werner en una entrevista realizada al Magazin Aleman Brandeins.

Estando de acuerdo que son especulaciónes y planteamientos lejanos quisiera saber vuestra opinion sobre esta idea que plantea sobre la financiación.

Un saludo



Es posible que algunas frases no se hayan traducido correctamente, esta traducción esta hecha por un aficionado, con lo que su significado y por ende su sentido podría variar un poco; no obstante debido a la importancia de éstas ideas, procedemos a su divulgación.


VII. Vivimos en una situación paradisíaca
Nunca antes en la historia han sido las personas tan bien aprovisionadas con bienes y servicios como hoy en día.
“El reto es: conseguir algo”

Aquí reflejamos una conversación del Magazín”Brandeins” con Götz W.Werner, fundador de DM_Drogeriemärkte, sobre su visión de la comunidad -Al trabajo, el que quiera trabajar-. Las preguntas las realizo Gabriele Fischer. Se recoge la entrevista con la autorización de “Brandeins”.

Brandeins: Con el aumento del paro aumenta la pobreza. Usted tiene una visión mediante la cual los problemas se solucionarían con la conjunción de la Renta Básica y los impuestos al consumo.
Götz Werner: Este es el resultado de mi pensamiento.
El punto de partida es otro: Cuando se habla de economía hay que distinguir entre aspectos de economía global y de economía individual, de economía pública y de economía de empresa, y esto pasa por desgracia desapercibido.
Bajo el punto de vista de economía global se trata de conseguir el bienestar de toda la comunidad. Bajo el punto de vista de economía individual no debemos perder de ojo el bienestar de una empresa, un grupo de trabajo. A menudo se encuentran los problemas en otro lugar.

Brandeins: Estoy de acuerdo
Götz Werner: De forma más simple, la economía tiene dos funciones.
Una en la que dota a las personas de productos, bienes y servicios, cosa que no se ha conseguido nunca tan bien como hasta ahora, por lo menos en la sociedad desarrollada -Nosotros vivimos hoy en día en un “paraíso de la compra”, esto es, nuestra capacidad para producir bienes y servicios es hoy superior a la de las necesidades de las personas-. La otra función de la economía es dotar a las personas de unos ingresos.

Brandeins: ¿Para que puedan consumir los bienes?
Götz Werner: Si. Si no, no puede funcionar la economía.
Supongamos que nosotros dos, porque somos muy inteligentes, pudiésemos asegurar la producción de todos los bienes con fábricas totalmente automatizadas.
Todo es automático, ninguna persona tendría que trabajar para la producción de bienes. ¿Qué tendríamos que hacer? Tendríamos que darle dinero a las personas o concederles derechos a la retirada de productos.
El dinero no es otra cosa que el medio para que las personas puedan comprar los productos de nuestras fábricas completamente automáticas y, aún cuando hoy una fábrica así es una utopía. Justo ahí nos dirigimos.
El desarrollo de la productividad ha sobrepasado desde hace bastante tiempo al desarrollo de las necesidades. Tenemos los mercados saturados y necesitamos cada vez menos personas para producir ese exceso de bienes.
Ahora ha llegado el momento en el que nos podemos liberar del yugo del trabajo.

Brandeins: ¿Esto le podría sonar cínico a todos aquellos que contra su voluntad se han visto liberados del trabajo?
Götz Werner: Porque todavía estamos fuertemente sujetos a antiguos y puritanos paradigmas que llevamos muy dentro de nosotros como el de: “El que no trabaja tampoco tiene que comer “; aunque si nos fijamos bien hace mucho tiempo que nos hemos librado de esta expresión. Todo el sistema de previsión de pensiones se basa en el derecho que tienen todas las personas mayores de ser cuidados por la sociedad.
Además pagamos ayudas a las familias porque los menores de edad también tienen que ser provistos de bienes y servicios.
Una parte de la población recibe ayuda financiera mediante las cotizaciones de desempleo y las ayudas sociales y otra parte no necesita trabajar porque vive de los frutos de su patrimonio.

Brandeins: En concreto en Alemania existen 26,5 Millones de empleados, 20 Millones de pensionistas, 5 millones de parados y 2 millones de usuarios de ayuda social o subsidios de desempleo.
Götz Werner: Y todavía nuestra cabeza asimila que los ingresos son el resultado del trabajo. Justo esto es lo que tenemos que separar. Una cosa son los ingresos y otra cosa es, que entre nosotros viva alguien, que aporte su talento y sus cualidades para trabajar por los demás.

Brandeins: ¿O para si mismo?
Götz Werner: Este es el Segundo Paradigma, del que nos tenemos que desprender, “La creencia, de que se trabaja para uno mismo y se vive de los propios ingresos”.
Por un lado mis ingresos no se crean por mi trabajo sino a través, del trabajo solicitado por la comunidad, que por una contraprestación, es retribuido mediante dinero, sea en Brandeins, en Dm o en cualquier otro sitio.
Por otro lado yo no puedo vivir de mis ingresos a no ser que yo coma billetes de Euro o tarjetas de crédito.
Yo tengo que depender de otros que trabajen para mí y fabriquen bienes de consumo y servicios, de manera que yo pueda comprar pan, leche, huevos, azúcar o queso.
.
Brandeins: ¿No es esto otra simple definición?
Götz Werner: Oh, no - ¿Qué sucede cuando una comunidad no ha comprendido, que le va mejor cuanta mas gente trabaje para los demás? Esto lo hemos podido ver en la antigua DDR, allí todo el mundo tenía dinero, pero nadie trabajaba para los demás, por eso estaban las tiendas vacías. Es sorprendente que la gente no se haya dado cuenta de que sólo con el dinero no se puede vivir, sino hay nadie que rellene las estanterías.

Brandeins: Ahora se encuentran las estanterías llenas pero falta el dinero.
Götz Werner: El dinero no es el problema. El problema es que para nosotros el dinero, los ingresos, siempre lo asociamos al trabajo. Los antiguos Griegos llegaron más lejos. Un griego normal no trabajaba, para eso tenía sus esclavos. Y nuestros esclavos son nuestros métodos y nuestras maquinas, que nos permiten siempre producir más bienes con mucho menos trabajo. Cuando las personas no tienen que trabajar porque métodos y maquinas lo realizan en mayor medida, entonces nos tenemos que asegurar con unos ingresos.

Brandeins: No el que trabaja, sino el que esta presente, es el que recibe un ingreso, esta es la antigua idea de La Renta Básica.
Götz Werner: La idea puede ser antigua, pero hoy estamos en condiciones de hacerla realidad. Sólo actualmente tenemos esta situación paradisíaca, por la que la economía es capaz de producir mas de lo que se consume. Hace 30 o 40 años no se podía. ¿Por qué tuvimos que recurrir a la mano de obra de los inmigrantes?
¿Por qué esperábamos sin protestar hasta 12 meses para comprar el VW Escarabajo?
Por ejemplo si la reunificación de Alemania no se hubiera hecho en 1990 si no en 1970, con las mismas condiciones pero con la capacidad productiva de los años 70, entonces habríamos tenido que haber racionado los bienes, no hubiéramos sido capaces de abastecer a 17 millones de personas y entonces habríamos tenido que sufrir muchas carencias. .
Brandeins: Aunque las condiciones nunca fueran mejores, la pregunta crucial sobre la renta básica permanece ahí, ¿Quien tendría el derecho?
Götz Werner: Todos, digamos cualquiera al que yo acoja bajo mi protección, bien sea familia, comuna, región o estado nacional. Cualquiera, por el que yo me sienta responsable.

Brandeins: ¿Quien es yo? ¿El estado?
Götz Werner: En este caso es una comunidad, la cual yo pueda definir claramente, en donde siempre soy partidario del principio de subsidiariedad, es decir, llevar la responsabilidad lo más lejos que se pueda en la menor unidad de tratamiento posible.
Pero la comunidad podría ser también la Unión Europea, o todo el Mundo; éste sería el caso ideal.

Brandeins: Para empezar a lo mejor es un poco ambicioso.
Götz Werner: Naturalmente. Pero cuando se piensa, al final podría darse el caso de una globalización de esta naturaleza: “Que yo me sintiera tan responsable por un egipcio como por mi tercer hijo”.
También así se puede definir la economía: Esta tiene la función de repartir las necesidades, en este caso las necesidades a nivel mundial.
Y nosotros no tenemos que olvidar que aquí en Europa tenemos mejores condiciones climáticas, por lo que podemos ser más productivos.
Brandeins: Permanezcamos en Alemania. ¿Como tendría que hacerse esto de la renta básica?
Götz Werner: Nosotros separamos el trabajo de los ingresos. Es cierto, nosotros solo tenemos parados, porque decimos: “El que no trabaja le cuesta dinero a la sociedad”. Si no tuviéramos esa mentalidad, podríamos decir que tenemos tantas y tantas personas y tantos y tantos bienes y, como disponemos de tantos bienes, podremos imprimir tanto dinero y repartirlo entre todas las personas. Entonces tendría todo el mundo su renta básica
.
Brandeins: Mucha Teoría. ¿Y de dónde saldría el dinero?
Götz Werner: Bueno llegamos a la pregunta de los Impuestos. Este sería ahora un nuevo tema, pero ambas caras pertenecen al mismo paradigma: Quien trabaja tiene Ingresos y el que tiene Ingresos puede vivir y por eso le acoplamos la base regulable de los impuestos a los ingresos.


Brandeins: Siempre se ha hablado de que esté no sea un principio con sentido; es por ello que Hacienda cada vez tiene más en mira las herencias y las fortunas.
Götz Werner: Esta no es una idea nueva. Hace un par de cientos de años, cuando disponías de tu propia vida y los ingresos no eran tema a tratar, existía por ejemplo un impuesto sobre el tejado y las ventanas, esto era en ese sentido un impuesto sobre el patrimonio. El que fuera rico y tuviera un tejado alto y un mayor numero de ventanas pagaba más impuestos del que viviese en una casa pequeña. Después, cuando llegaron los ingresos, estos recogieron el mismo principio. El que tuviese mayores ingresos pagaba más que el que tuviese menores ingresos; esto sucedía en un tiempo en que existía una economía de autosuficiencia.
No sucede lo mismo ahora en una economía global con una división del 100% del trabajo.

Brandeins: ¿Qué cambia esto?
Götz Werner: Lo que uno aporta, solamente cuenta si es en el conjunto de otros.
Contra más rinda uno, contra más utilice el talento, mayor será la aportación de éste a la sociedad. Y por ello, es gravísimo que tengamos un sistema de impuestos que diga: “Mientras más aportes con tu trabajo, más impuestos tienes que pagar y además, de forma progresiva”. Dicho de otro modo, esto significa: “Quien tiene ganas de trabajar más en la comunidad es frenado”.

Brandeins: Esto no es coherente, pero la renta básica cuesta mucho dinero ¿de donde lo sacamos?
Götz Werner: Vayamos al otro lado, al consumo. El hecho de que las personas consuman, nos conduce a financiar las necesidades estructurales que una comunidad necesita. El impuesto tiene en el fondo la función de repartir el resultado del valor del producto en partes, una parte de disposición privada y otra de disposición de la comunidad para organizar las cosas comunes. Dicho de otro modo, uno tiene que retirarse de su consumo personal con el fin de que la mano pública pueda consumir. Lo interesante es que mientras por la parte del impuesto, con aumento del esfuerzo, se vive una progresión, por la parte del consumo se vive, en el caso de aumento, una regresión. Si compramos al por mayor es más barato, esto lo conocemos todos.


Brandeins: ¿A lo mejor una pequeña equiparación?
Götz Werner: Una sencilla falta de impuestos. En realidad tendría que ser de esta forma; que la aportación no fuera imponible, y que los recursos que se toman de la sociedad tuvieran impuestos progresivos. Esto quiere decir que siempre que alguien necesite más bienes o servicios, tendría que pagar más. Tampoco esto es un pensamiento nuevo. Nosotros tenemos desde hace tiempo impuestos sobre el consumo, pero todavía no somos conscientes de ello y, al final, no lo pensamos.
Nosotros deberíamos desarrollar nuestro sistema de impuestos de manera que solo se gravara el consumo, no las aportaciones. Quien consume mucho paga muchos impuestos; quien vive de forma económica paga menos impuestos, puesto que este utiliza menos las carreteras, los aeropuertos, gasta menos energía, produce menos deshechos y utiliza menos a la comunidad.

Brandeins: Pero si el consumo es la única fuente de impuestos, los que usan los servicios y actualmente disponen de menos ingresos se verán más afectados.
Götz Werner: Para ello recibirían la Renta Básica y esta debería de ser alta, de manera que el ciudadano pueda, bajo un mínimo, vivir dignamente. Y, claro, que éste pueda pagar el IVA.

Brandeins: ¿A cuanto ascendería la Renta Básica?
Götz Werner: Esto sería una pregunta que tendría que responder la sociedad.
Supongamos que cada ciudadano alemán tuviese una renta básica de 1500 Euros. Si todos dijeran “muy bien, con esto me basta” y, solamente consumieran, entonces tendríamos un problema mientras no se consiguiera una automatización completa de la producción. No deberíamos partir de esta base y en lugar de ésto, habría muchas personas que dirían: “ la renta básica me viene muy bien pero yo tengo unas metas y necesidades”, ahora ya no trabajo porque debo, sino porque quiero. Ahora puedo hacer lo que yo quiero y no trabajar donde gano más dinero sino allí donde me tratan bien y donde se fabrican productos con los cuales me identifico. Con esto se conseguiría un cambio del clima social.

Brandeins: ¿Cree usted que en un mundo así, le gustaría a alguien ser cajero de una droguería?
Götz Werner: Seguro que si.

Brandeins: ¿Por qué?
Götz Werner: Porque existen muchas personas que lo hacen encantadas. Yo hablo mucho con mi gente y, les pregunto cómo les va, cómo son sus relaciones familiares. Hay mucha gente que trabaja y no tiene necesidad de hacerlo, que trabajan porque quieren estar en contacto con la gente, porque quieren pertenecer a la red; lo que hoy llamaríamos nuevos alemanes.


Brandeins: Aun así existirían trabajos que no le guste hacer a nadie…
Götz Werner: Estos trabajos tendrían que ser mejor remunerados o habría que inventar máquinas que los realizaran. No existiría una pugna por los trabajos de la semana Si alguien quiere trabajar el domingo podría trabajar en domingo. Las personas serían liberadas de la necesidad de trabajar. Entonces no tendríamos necesidad de tener un derecho al trabajo y ninguna obligación de trabajar. Nosotros necesitamos una voluntad libre para el trabajo.

Brandeins: ¿Es esta bonita Utopía financiable de alguna manera?
Götz Werner: Nosotros producimos tanto hoy en día, en Alemania, en Europa, que todos podríamos sobrevivir. Actualmente todas las personas están provistas de dinero, bien por ingresos, por patrimonio o por transferencias.
El dinero no es el problema. El verdadero alma de lo que es el problema, lo ha descrito uno de sus colegas, Walter Wüllenweber, en un extraordinario reportaje sobre la zona de enseñanza libre en la revista »Stern« (52/2004).
Nosotros no tenemos un problema de financiación, tenemos un problema cultural. Nosotros vivimos en el nuevo y maravilloso mundo de Aldous Huxleys, del que continuamente somos apartados y nunca encontramos nuestro camino.

Brandeins: Empecemos a cambiar esto. ¿Como?
Götz Werner: Tres pasos: bajar los impuestos sobre los ingresos, subir los impuestos sobre el consumo y paso a paso ir introduciendo la renta básica.
Si dijéramos en primer termino que, a partir del 1 de mayo se concediera a todo el mundo una renta básica de 400 euros, independientemente de si se es trabador, pensionista, o se recibe ayuda social, esto supondría, que tanto un trabajador de su imprenta como de nuestra empresa recibiría 400 euros menos de sueldo, ya que lo está recibiendo de la renta básica. Para ello tendríamos que calcular los impuestos al consumo.

Brandeins: ¿Y como continuaría?
Götz Werner: Esto se haría paso a paso hasta alcanzar en algún momento los 1500 Euros y entonces le preguntaríamos a nuestra cajera si por 80 Euros más de verdad quiere trabajar; si no se quedaría en casa y el puesto quedaría libre para la persona a la que le gustase. El mejor efecto de esto es que el trabajo de las personas, al fin, sería remunerado, es decir, se pagarían todas aquellas tareas de trabajo intensivo en donde apenas se pueden utilizar máquinas y métodos. Entonces ya no se tendrían que dar 3000 Euros a las enfermeras sino 1500 Euros.
Y tampoco sería un mayor problema cuando un pensionista quisiera seguir trabajando. Debe hacerlo, puesto que aumenta el valor del producto social (ya que su aportación tributaria la realiza de todas maneras a través del consumo).



Brandeins: Aunque es fácil imaginarse el ahorro potencial cuando no se necesite un gigantesco aparato funcionarial, que vigile sobre la aplicación de normas, ¿Bastara con el impuesto sobre el consumo, para mantener una situación casi paradisíaca?
Götz Werner: Esto lo hace el impuesto desde hace tiempo. Si lo observamos con detenimiento, entonces nos damos cuenta que el usuario es el que realmente paga los impuestos. Yo como empresa calculo los impuestos, y si no soy capaz de ello mi empresa tendría pérdidas, y ahora, con razón, no pago los impuestos. Yo afirmo que todos los impuestos que pagan las empresas, ya sean herencias, ingresos, impuestos del ramo, o corporativos, son repercutidos en los precios. De todas formas se podría hacer un interesante ejercicio para el conocimiento popular; si la parte impositiva del estado fuera pública sobre los impuestos al consumo, lo mas seguro es que tuviéramos una cuota de carga impositiva entre el 45 y 50%.

Brandeins: Esto suena más a “declarar limpiamente”, en lugar de nuevos paradigmas. En la economía funcionaría todo como hasta ahora
Götz Werner: Seguro que no, puesto que el problema de los impuestos basados en los ingresos, es que el impuesto no se sitúa al final del flujo económico sino en medio.
Esto hace, digamos frívolamente, que en cada paso se repercuta impositivamente ya antes de que el producto este terminado y conlleve a muchísimos fallos. Porque el impuesto repercute siempre nuevamente en la empresa y se toman medidas, que para la economía son contra-productivas. Se construye, se consume y se invierte sólo por motivos fiscales. En cambio con los impuestos al consumo solo tributa el último de la cadena, solo el producto usado. Esto es una diferencia importante con referencia al impuesto ecológico. .
El impuesto ecológico no se grava en el polo del consumo, sino en el polo de la producción (como si no hubiese diferencia entre llenar el depósito de gasolina un carro de combate o una ambulancia).

Brandeins: Esto significaría que a la comunidad se le aplicaría un impuesto menor para lo bueno y un mayor impuesto para lo no tan bueno.
Götz Werner: Así tendría que ser.

Brandeins: ¿Y quien definiría que es bueno y que no?
Götz Werner: La sociedad entera mediante el legítimo consenso parlamentario.


Brandeins: Entonces en el Gobierno, ¿no habría un espacio para muchas ideologías?
Götz Werner: Seguro, pero ésta es siempre nuestra suerte. Lo decisivo es para mi, que desarrollemos métodos y herramientas que produzcan los menores daños colaterales posibles. Que el estado necesita dinero está claro, pero si se realiza de una manera por la que dañe las inversiones y, las personas no realizan su aportación, esto seria un daño colateral.
Con el impuesto al consumo, estos daños serían menores. No habría discusiones sobre apuntes, los balances podrían ser mucho más transparentes, abiertos, y con ello reales. No sería necesario trasladar tanta producción al exterior, Alemania seria un absoluto paraíso de impuestos, si bien yo estoy seguro de que los demás se aplicarían la formula.

Brandeins: ¿Es para usted una visión a largo plazo, por ejemplo para el 2100?
Götz Werner: Habría que definir esta pregunta. Para mi el desarrollo es un proceso discontinuo, que va pasando irreversiblemente en el tiempo.
El desarrollo va siempre a empujones, esto pertenece al proceso. Puede ser que el tiempo para una idea semejante avance con rapidez (por ejemplo, a finales de los años 30 Ludwig Ehrhardt desarrolló el concepto de la economía de mercado, sin que nadie hubiera creído que ya en 1948 había llegado el tiempo para esa idea). Lo importante es que el concepto ya existía. Esto también es valido hoy. Nosotros tenemos que pensar en las cosas del futuro, anticiparnos a él, y responder a las preguntas abiertas; y cuando hayamos avanzado, tener a disposición un concepto pensado.



Götz W. Werner
El dice de sí mismo que es un vendedor de pasta de dientes, y describe así, en buen tono, que él, no es el fundador de una de las más exitosas cadenas de droguería, sino que ha demostrado que puede tener éxito quien comprende su empresa como una escultura social, y no solo como un aprovechamiento de si mismo.
http://www.dm-drogeriemarkt.de/ es una cadena de droguería con 1500 tiendas y más de 21000 trabajadores.

Desde el semestre de invierno de 2003/2004 transmite Werner sus conocimientos a las nuevas generaciones. El dirige el Instituto Interfacultativo para la Entrepreneurship en la Escuela Técnica Superior de Karlsruhe.
Werner esta casado y es padre de cinco hijos.
Su discurso de toma de posesión en la TH Karlsrhue Se puede encontrar en:
www.uvka.de/univerlag/volltexte/2004/29/pdf/Antrittsvorlesung.pd

9 comentarios:

Daniel Vargas dijo...

Me parece muy interesante esta entrevista. No cabe duda de que da cumplida respuesta a los prejucios que se usan como argumentos (falacias) contra la Renta Básica.

En cuanto a la financiación, veo bien que se establezca un IVA sobre el consumo, lo cual va a permitioir orientar la economía hacia un desarrollo algoo más sostenible. Pero la RB debe tener un mecanismo propio de financiación que suponga una evolución del modelo fiscal y a su vez que sea específico para la RB. Aplicar una mera modificación del IRPF, supone una carga fiscal sobre las rentas del trabajo, especialmente, y no sobre el capital financiero, que hoy es el gran motor de la economía, el cual no cotiza en la misma proporción, ni mucho menos. Estoy de acuerdo con la tasa RB (Ramiro Pinto, 2004), que plantea adecuar la financiación de la RB a la misma realidad económica de la que parte la RB como teoría económica y hace que sea posible y necesaria su aplicación.

Por otra parte no se puede juntar en una mismo saco la financiación de la RB, con la de los demás gastos públicos, pues supondría un desequilibrio difícil de mantener y a la larga podría poner en peligro la finaciación pública. Si alguien quiere más información sobre este tema: adanielvargas@yahoo.es

Pienso que habría que poner un IVA al mercado finaciero, pues el dinero es hoy una mercancía más, que se produce y que crece, sobre operaciones especulativas independientes del factor trabajo.

Actualmente hay un cauce institucional, en cuanto de ha aprobado crear una subcomisión en el Congreso de los Diputados, por lo que es menester profundizar en el debate.

Parece que se acercan pasos, a este respecto. La comunidad del país valenciano estudia establecer una renta garantizada para resolver el problema de la pobreza. Es importante ver que la argumentación desvincula recibir un dinero del empleo y que mediante éste, reconoce, no es posble paliar la pobreza.

Por otra parte se está viendo la posibilidad de sustituir las subvenciones y ayudas agrarias, por una renta garatizada a los agricultores (Miriam Fischer Bölel, 15, III, 05) para afrontar la reforma de la PAC, ante el fracaso y la inviabilidad del modelo anterior.

Todo esto nos permite plantear la RB como alternativa en un plano teórico y práctico, pues nos vemos abocados a la perestroika del capitalismo, una reestructuración que forma parte de la realidad y que debemos dar forma ante una nueva economía que sucede en el contexto de la globalización y del progreso tecnológico.

Anónimo dijo...

Os felicito por vuestra iniciativa. Las ideas modernas han de ser fruto del debate y no del dogmatismo. En el tema de la RB veo dos posturas, quien defiende la idea como parte de una ideología totalizadora, la llamada RB fuerte. Y quienes la defienden desde una postura meramente aritmética, la Red RB. Espero que el debate prospere y surja una tercera vía RB, como parece expone Daniel Vargas. Suerte.

Anónimo dijo...

Es un debate moderno. hay que ir despacio. Iré a Valencia al Simposium sobre la renta básica, en Octubre. Espero participar y escuchar las diversas propuestas de financiación y medidas para que se haga una realidad. Suerte.

Carlos Vega.

Julián Uriarte dijo...

Se debería estudar cuáles serían las repercusiones de la renta básica en la sociedad. Sobre todo porque el dinero no lo soluciona todo. Me gusta mi trabajo, pero als condiciones son dleznables, en qué lo solucionaría una hipotética renta básica ¿? Hará falta una ordenación legislativa que haga cambiar muchas cosas, sobre todo en el orden laboral.

Anónimo dijo...

No sé si este profesor alemán se da cuenta que si aumenta el IVA baja el consumo, si baja el consumo baja el empleo, si baja éste la productividad y la riqueza descienden. Por lo tanto habrá menos dinero ¿Y quieren dar dinero a la gente sin trabajar? Sólo será posible si se fabrican billetes y monedas sin control, entonces el euro valdría cero, exactamente cero. La renta sobre el trabajo es así, para mantener una economía estable que mantenga el empleo. Y éste es lo que es. Ni más ni menos. A todos nos gusta quejarnos. El milagro alemán fue gracias al trabajo y a su mentalidad trabajadora. Ese señor es un vendedor de aire. No le hagan caso. Felix.

Anónimo dijo...

Se habla mucho de la Renta Básica, sólo que en círculos muy restringidos. Por lo que si el agua suena, algo lleva. Y los arroyos se hacen río. Ahora bien, no me fío de los políticos.

shawnjohn5721 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Estimado José Miguel:

Hola. Soy hogarpa@yahoo.es.
Por fin he conseguido entrar en este nuevo Blog sobre cuestión tan substanciosa como es la Renta Básica. La cantidad de especulaciones que he descubierto sobre el tema a través de internet son abrumadoras pero, por lo general, reservadas para una élite de "expertos militantes".
De toda la entrevista lo que más me ha chocado es que se siga proponiendo el IVA para financiar la Renta Básica, ello sin propósito de enmienda. Qué más me da que cuanto más alto sea el iva - si no he entendido mal- más se recaudará para invertir en gastos sociales. ¿No se podría decir lo mismo si aumentamos el IRPF, o cualquier otro impuesto? Me parece una obviedad, de "Perogrullo", vamos. Me parece que los promotores de esta vía de financiación siguen sin tener en cuenta el perjuicio que causa a los pobres el aumento de los impuestos indirectos, por otra parte un tipo de impuestos muy apreciados por lo que Paco Umbral designa como "la derechona"... Detesto los impuestos indirectos (salvo contadas excepciones, como los que gravan el lujo ostentoso, el fruto de la especulación, o los que van emcaminados a una mejora de la salud por el incremento de los precios de sustancias nocivas como la nicotina o los alcoholes de mesa)porque, precisamente por ser indirectos suponen un agravio comparativo contra los pobres respecto de los ricos. ¿Qué más le da al rico - incluyo aquí a la presunta clase media pepera, pesoera, o falsamente socialista, quejumbrosa, por sistema, de cada suba de impuestos que le suban el iva de la barra de pan, del autobús, de los condones, o del misterio bendito? A buen seguro que seguirá consumiendo sin necesidad de apretarse el cinturón. Mientras, el pobre, el obrero precario: "ajo, agua y resina"...
Me parece que tiene razón un tal Ramiro Pinto Cañón, en su libro "Los fundamentos de la Renta Básica y la 'Perestroika' del capitalismo" (Madrid, Entimema 2003) cuando apunta a una financiación específica para la Renta Básica. (Aunque la idea lo especificará mejor posteriormente en el folleto "Tasa RB. Estudio sobre la financiación de la Renta Básica", editado por ARENCI en diciembre de 2004). Me parece mucho más coherente grabar la riqueza fruto de la especulación con una tasa estadísticamente insignificante que gravar, indiscriminadamente al consumidor. Eso sí, me parece muy buena idea que, como hace el iva, el nuevo impuesto, tasa renta básica, o como se llame, el cobro del mismo sea instantáneo, en el momento mismo de la transacción; para que nadie pueda escaquearse y evadir la pasta a ningún paraíso fiscal. Horacio. Profesor de Geografía e Historia en 2º de la ESO.

Fernando A dijo...

Mi opinión sobre la renta básica es que todavía no se ha conseguido una forma de financiación de la misma adecuada y creo que en el fondo el motivo de no haber la encontrado es que si exite renta básica la gente tenderá a trabajar menos y por tanto la renta total disponibel será inferior y por tanto la financiación de la renta básica acabaría siendo insostenible. Además conllevaría importantes dificulatades en el ya dificil control de la inmigración de paises que no diponene de esta renta básica.

No obstante respeto profundamente vuestras convicciones y opiniones y os deseo que encontréis la formula adecuada para esa financiación.